Objetivo Desarrollo Sostenible 16.9
abril 25, 2018
Show all

En este primer post queríamos presentar la protagonista principal de nuestro trabajo. Compleja a la hora de definirse y tan importante y valiosa como cualquiera de las otras funciones vitales: LA IDENTIDAD.
Desde el principio ésta fue una de las cuestiones principales que nos planteamos: ¿qué significa la identidad para Sharuk? Tras muchas conversaciones y ganas de darle un sentido propio, esta es la definición, que a día de hoy, guía cada una de nuestras acciones.
“La identidad no es sólo uno más de los elementos que conforman la esencia del ser humano como tal, sino aquel que representa la individualidad de cada uno y la potencialidad de desarrollarnos como personas y como parte de un grupo social, de aprovechar todas las capacidades y aptitudes naturales y adquiridas, así como gozar y ejercer las libertades y los derechos que el orden jurídico nos reconoce u otorga.”
Hablábamos de individualidad, de sociedad y, sobre todo, de derechos. Tal y como presenta la convención de los derechos del niño en su séptimo artículo,
“Todo niño tiene derecho a un nombre desde su nacimiento y a obtener una nacionalidad.

  1. El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.
  2. Los Estados Partes velarán por la aplicación de estos derechos de conformidad con su legislación nacional y las obligaciones que hayan contraído en virtud de los instrumentos internacionales pertinentes en esta esfera, sobre todo cuando el niño resultara de otro modo apátrida.”

Se entiende que la adquisición de una identidad jurídica es aquella que nos da acceso a cualquiera de los otros derechos que deben ser reconocidos. Sin un documento que nos identifique, simplemente quedamos excluidos del sistema, haciéndonos invisibles ante aquellos gobiernos e instituciones que deben velar por nuestra seguridad.
Si bien parece que este primer paso debería haberse garantizado universalmente hace tiempo, hoy en día, 1100 millones de personas viven sin una identidad reconocida en el mundo. No existe un sistema universal que permita funcionar de la misma forma a todos los estados, en consecuencia, aquellos estados que cuenten con menos estructura y recursos serán los principales afectados en esta problemática. Las zonas más afectadas a día de hoy son África Subsahariana, Asia y el Pacífico, donde podemos encontrar países con una tasa de registro inferior al 10%.
Generalmente, y aunque existan distintos documentos de identificación (en muchos países sin regular), el certificado de nacimiento es probablemente, el primero y más importante que debería adquirir cualquier persona. Se emite en el mismo momento del nacimiento y nos da acceso a otra serie de documentos oficiales y servicios públicos como la salud, la educación, el mundo laboral…
Si bien a la hora de hablar de la persona vemos claramente que, sin identidad, no hay derechos, dejando en un estado de vulnerabilidad a niños y niñas de todo el mundo, se trata también de un tema de planificación y estrategia a nivel gubernamental. Sin datos claros sobre las personas que viven en un país o una región, resulta imposible generar medidas y políticas que se ajusten a las necesidades sociales. Podríamos decir que, sin la información necesaria, los gobiernos trabajan a ciegas, sin previsión, ni margen de maniobra.
Esta es la razón por la que hace ya 10 meses, Sharuk se comprometió a hacer un cambio en esta realidad y luchar por todas esas personas, que como hemos dicho, son invisibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *